Poco después de las 7 de la mañana viajaba con una botella de agua y una abundante capa de protector solar, bajo un cielo nublado que auguraba un día fresco. Las caminatas por el desierto se deben iniciar lo más pronto posible para concluir antes que el calor del medio día haga insufribles las jornadas.

Desde Villavieja hasta los recorridos turísticos del desierto hay unos 17 Kms de carretera, la mayor parte se hace sobre una vía sin pavimentar que va zigzagueando entre fincas ganaderas que según cuentan los locales antes estaban dedicadas a la agricultura. Pero el cambio climático ha hecho que las tierras que antes servían para el cultivo hoy en día solo sirvan para el pastoreo, y peor aún, a pesar de tratarse de extensiones inmensas de tierra no es posible tener un número significativo de animales porque el agua es tan escasa que en temporadas de calor el abastecimiento disponible en los ‘jagüey’ -así le dicen a los abrevaderos acá- no alcanzarían para un lote numeroso.

Leer más »