Ya al salir del restaurante continuamos el viaje sin paradas hasta Tunja, es decir un poco más de una hora de camino. La entrada a la capital del departamento fue sencilla porque ya la conocíamos y por lo tanto fue fácil dar con el centro de la ciudad.

Tunja es una ciudad que no presenta casi edificios en el horizonte, seguramente porque el centro histórico está protegido y como la ciudad aun tiene mucho espacio dónde edificar no han visto aun la necesidad de construir para arriba como lo están haciendo en Manizales. El centro histórico es un poco complejo para transitar porque casi todas las vías parece que fueran en una única dirección, fue necesario pasar muchas calles antes de encontrar alguna que nos permitiera retornar, pero a pesar de esto uno no se llega a perder en el centro de Tunja porque es fácil suponer dónde está la plaza. Este sistema parece ser una buena forma de proteger el centro histórico de posibles embotellamientos.

Leer más »