La capital del departamento de Córdoba no estaba dento de los planes de este viaje, pero por un descuido personal en las playas de La Miel (Panamá) decidí pasar un par de días en Montería para cuidar la insolación leve que tenía en espalda y hombros. En estas tierras -sin saber cómo- uno va aprendiendo a tomarse las cosas con calma.

Al observar los mapas de la ciudad se nota que el crecimiento de Montería se ha dado principalmente en la orilla que está al sur del río Sinú. La margen izquierda no creció en la misma proporción por estar separada del resto de la ciudad. Pero como la gente de una orilla del universo por regla general quiere ir a la otra orilla, entonces los monterianos acondicionaron cerca del antiguo mercado el servicio de planchones que atraviesan el río a muy bajo costo, tan solo la tercera parte de lo que cuesta un tinto en un café de esquina. Cada 5 minutos uno de los planchones zarpa usando un cable que atraviesa el Sínú de orilla a orilla como línea guía, dejando a la corriente el trabajo de arrastrar el planchón. La embarcación avanza paralela al cable guía y con el timón cambia el curso de la corriente que pasa por debajo, impulsándose así en uno u otro sentido.

Leer más »