Valledupar

marzo 6, 2008 Publicado en Viajes • Ver en Panoramio
Etiquetas:
Sin comentarios »

Al otro día un golpe constante y estridente me sacó de la cama. Los ruidos provenían del lugar donde hasta hace unas horas estaba el parqueadero del hotel y en el que al parecer ahora funcionaba un taller de metalmecánica. Eso explicaba por qué debíamos dejar las llaves del carro en la administración, y también por qué preguntaron por nuestra hora de salida. Unas horas después cuando abandonamos el hotel nos dimos cuenta que habíamos pasado la noche muy cerca de la galería, distante apenas unas cuadras del centro de la ciudad.

Leer más »

Esperando el paso del tren

Bosconia y El Valle

marzo 5, 2008 Publicado en Viajes • Ver en Panoramio
Etiquetas:
Sin comentarios »

Justo en el instante en que pasamos por el paso a nivel en Bosconia, lo cerraron para darle cruce al tren que venía de Santa Marta. El operario del paso contó que aquel tren estaba conformado por dos máquinas que arrastraba un convoy de 900 metros, y que iba descargado en dirección hacia la mina. Del otro extremo se veía otro tren de 200 metros que venía cargado de carbón y seguía hacia Santa Marta.

Leer más »
Libertad del alma

La depresión Momposina

marzo 4, 2008 Publicado en Punto de VistaViajes • Ver en Panoramio
Etiquetas:
12 Comentarios »

No hay plazo que no se cumpla ni viaje que no tenga un comienzo. Después de 3 semanas de planificación y varios meses en proyecto el tiempo había llegado y viajábamos hacia al norte de Colombia por la vía troncal de la Paz.

La hora del desayuno nos había alcanzado un poco mas allá de Puerto Salgar, en un restaurante que a juzgar por el gran lote para estacionar al lado y las huellas en el piso, es un punto predilecto por los camioneros. La camarera, siempre atenta, ofreció caldo de pajarilla, costilla, recalentado y demás viandas de la zona. Sería más o menos la mitad del menú cuando interrumpimos con el listado y preguntamos si no tendrían un desayuno más corriente, lo que para nosotros traduciría en arepa, chocolate y huevos. La camarera contestó “pues por eso”, y siguió recitando el mismo menú. La respuesta no daba para dudas, en adelante lo normal no nos sería en nada familiar.

Leer más »